martes, 2 de septiembre de 2008

Mendiga con educación


Mendiga con educación

Es curioso, pero desde que soy taxista mi sentido de la observación se ha agudizado, desde mi asiento a veces no sé si conduzco o estoy frente a un gran escaparate, sí , pero en el que los artículos están en constante movimiento, algunas veces ordenados, otras en un grandísimo caos, es increíble me estoy volviendo un gran curioso. Quizá cuando trabajé en cine empezó mi sentido de la vista a abrirse al mundo, al ser ese uno mágico, pero falso al fin y al cabo, puesto que sólo se ve una creación pensada y medida, eso no siempre es la realidad de la vida, además ese mundo está entre cuatro paredes no mira hacia la calle, cuando sales al exterior te encuentras con la realidad de la vida, con un plano secuencia que no se puede cortar por ningún lado, como en las películas de Berlanga, todo el mundo deambulando, con diálogos mezclados y sin admitir un corte para insertar un nuevo plano que nos aleje de la cruda realidad. Señores, la película no se corta hasta que acaba el rollo, es el cinevida.

Gracias al taxi no hecho de menos mi antiguo oficio, aquí tengo más contacto con la gente, con la vida y me hace escribir cosa que en antes era impensable, debe de ser porque te daban el guión ya escrito. Mi mirada se detiene muchas veces en los mendigos, hay entre ellos un montón de historias, también hay de todo, como en botica. Me llamó la atención un joven que pedía con una agresividad y un descaro insano, estaría cabreado posiblemente, pedía para un bocadillo y la gente no le daba nada. Está situación le hacía llegar a insultar a las personas, incluso hubo un señor que le invitó a entrar a por un bocata, se ofendió, evidentemente no quería el dinero para comer, era para otras cosas posiblemente bebida o droga y no se lo censuro, no soy quien, pero tiene que mentir porque si pide para vino, la gente no le da nada.

En esos pensamientos estaba cuando me vino el recuerdo de un lugar lejano, en el tiempo y en la distancia, era en un mercadillo en Nicaragua, el Mercado Oriental, un laberinto de puestos, con un colorido especial, unas gentes deambulando como hormigas, unos olores, esas voces que dan ese ambiente especial de mercadillo que aquí las han prohibido y que han dejado un ambiente mudo, sólo se oye el sonido de la caja registradora,¡ como añoro los años de niño en que iba al mercado con mi madre¡ Pues en esas estaba cuando me entró hambre y fui a uno de los muchos puestos de comida callejera que allí existen. Me gusta estar entre los humildes, los restaurantes los evitaba en lo posible. Es bonito como exponen sus comidas, esos olores y colores que no tenemos acá, me dijo la señora: ¿Qué te pongo mi amor? Me encantaba ese trato tan cariñoso, yo también me aficioné a utilizarlo: “Doñita póngame, menos los cachos (cuernos) lo que usted guste” Ella, con el rostro iluminado por su sonrisa me sirvió lo mejor que tenía. Te sentabas en mesas comunitarias y comías, observabas. A lo lejos vi a una niña mal vestida y flaca, me estaba mirando, eso es normal, les llama la atención ver a los extranjeros.

Cuando terminé de comer, se me acercó la niña y con voz muy suave me pidió permiso para comer los restos que me sobraban, por supuesto le dije NO, como puedo permitir que alguien coma mis sobras, no y no. Le llevé frente a la cocinera para que le sirviese lo que quisiera, ella tímida y pobre hasta para pedir, pidió muy poquito, como midiendo no me saliera cara su comida, esto no se pude permitir, las cantidades las pedí yo. Que carita puso, increíble, pidió a la señora que le guardase gran parte de la comida en un papel para poder llevarlo. Tras darme las gracias, se retiró a un rincón para no molestar a los clientes del chiringuito y comió plácidamente. Lo del papel me enteré que era para llevar a su casa, tenía hermanos que también comen.

Pero que pedazo de cabrones somos, nos quejamos y también tiramos comida cuando hay gente que la necesita, es por eso que no me gusta dejar restos en el plato y como cualquier comida que me ofrezcan, esto también es causa de algún kilo de más pero no puedo evitarlo, no puedo tirar comida.

Y me enseñó que cuando un pobre es honrado, es pobre hasta para pedir.

31 comentarios:

Ilusoluis dijo...

Santi, si quieres ser pobre de verdad, pero pobre-pobre de solemnidad, dediquémonos todos a comprar cosas que no necesitamos y a dejar en el plato la comida sin probar delante de un mendigo para que el camarero la recoja y la tire a la basura, como he visto hacer yo este mediodía en Jerez.
Ya, que eso no es ser pobre.
Sí, es ser cabrón.

"Pobre aquel de corazón quien no tiene fe y no sabe por donde va su vida... pobre aquél que no tiene un sueño o una ilusion... pobre aquél que no conoce del amor, la lealtad, el respeto, la armonía, la entrega y la pasión... pobre de aquél que sólo es rico en lo material pero carece de espíritu"

Podría contar tantas anécdotas..., sobre todo desde que trabajo de policía, pero por respeto a quienes me horrorizaron con su pobreza y me honraron con su aleccionante dignidad y su compañía, prefiero seguir repitiendo una y otra vez la misma conducta.

Santi el montador dijo...

Ilusito chapó, desde que andas de agente secreto has aprendido un montón, eso nos pasa a la gente que hacemos la calle, que vemos muchas cosas, que conocemos gentes con unas historias...
Y pobre aquél que no siente a su mujer como el primer día y el que no recuerda cuando enseñó la cabezita en el parto su hijo y pobre aquél que no llega a fin de mes y bueno....

Flexi dijo...

Santi
Me has conmovido.
Me alegro que te pasases al taxi,
hemos ganado todos, pues podemos leer Blogs como éste.
Sigue escribiendo, yo te seguiré leyendo.

Muy divertido el del contador, pero llegué tarde para participar.

Sigue escribiendo profe.

Susy dijo...

Chico,me has llegado al alma.Mientras medio mundo pasa hambre el otro medio estamos a dieta por los kilos que nos sobran.Que paradojas.

Núria dijo...

Santiago yo tb me como las sobras de mis hijos, no me gusta tirar comida a la basura...además aprovecho todo lo que puedo aprovechar.Antes era muy pija, ahora no me importa llevar tejanos de los chinos o ropa de hace años o tener sólo un par de sandalias...pero a ellos k no les falte de nada...Un besote.

P.D.:Los de Famosa están cociendo "algo" por el 40º aniversario de Nancy, igual para mediados de Noviembre voy para Madrid, si eso te llevo unos panes de pagès y unes llonganisses para toda la familia.

Idea dijo...

Santi, ahora entiendo, es que cuando me mirabas por el espejo de tu taxi yo te encontraba cara conocida, ¡¡¡trabajamos juntos haciendo cine!!!

Tu lo has dicho bien, “me gusta andar entre los humildes” que por cierto no es lo mismo que andar entre la pobreza y la miseria, dónde el hambre profunda, esa que deja huellas indelebles y consecuencias irreversibles, es el convidado de piedra de cada día. Tal vez con un gesto igual al tuyo, sólo uno de cada uno, podríamos cambiar algo del futuro que no espera. Ya lo dijo ese gran poeta de tus tierras, sólo que aún estamos buscando la respuesta.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
revuelve mi alma de encina.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

De Niño Yuntero – Miguel Hernández

Beatriz dijo...

Es curioso lo de los curros cara al público, pero en una forma u otra te cambian... qué cosas eeehhhh.
Saludos!

Noimporta dijo...

¿Pobres? ¡Pobre me quedé yo ayer! (es bromaaaaa..)
Yo distinguiría entre los "pobres" que piden para vino y droga y los que no han tenido jamás ninguna alternativa en su vida.
Besos!

Ilusoluis dijo...

Beatriz, muy buena tu observación. Es cierto. Sí tienes sensibilidad, los trabajos de cara al público, y más enfrentándote a situaciones límites, cambian por completo tu percepción de las cosas. Y una de dos: o se evapora del todo tu sensibilidad convirtiéndote en un cardo borriquero, o te afina la sensibilidad de tal forma que muchas noches no puedes ni dormir

Saturnino dijo...

Noimporta tienes razón pero Santi te elo y me quedo sin comentarios porque se me suben los sentimientos ¡¡¡

Jose dijo...

A veces, me quejo de la vida y de pronto cuando miras a cualquier lado, piensas que es una actitud infantil el quejarse... Vale más seguir "serenamente callado". Me ha encantado el post.

megustas dijo...

Don santiago, yo tiré ayer un trocito de pan y me sentí culpable, porque mi madre, que es la mujer más buena que he conocido nunca, siempre nos dijo a los tres hijos que tirar el pan es pecado, en su bendita bondad ella recuerda la posguerra y no olvida lo importante que era un trocito de pan, por duro y pequeño que fuera, y auque ahora ya no hay hambre recuerda que la comida debe acapararse la justa y no desdeñarla porque nos sobra como si nos importara poco echarla a perder , compro y como lo que necesito y procuro no tirar ni ese trocito de pan, que congelo o trituro para hacer rebozados buenisimos, ya veo que estoy muy sensibleeee
besos a todos, a iluso y a betty y a noimportita en especial hoy

Santi el montador dijo...

Flexi ¿qué tal estás? no te veo nunca no se donde pillas clientes, jodio te mueves más que Willy Fox. Bueno gracias por tus halagos, pero me está gustando esto de escribir, desde que he aprendido a enlazar letras y ponerlas unas detrás de otras, la verdad es que disfruto un motón.

Santi el montador dijo...

Susy debemos ser más conscientes de lo que pasan los que no tiene nada, por lo menos no derrochar alimentos mientras en otras partes no hacen ni una comida al día.
Unos besitos y los repartes con Jose y tus soles.

Santi el montador dijo...

Nuri yo también tuve un conato de pijería corto, pero las amistades...luego se resuelve si tienes tu propia personalidad, cada uno viste como puede y mejor le parece. Yo tengo cosas muy horteras a modo de colección de los chinos, tengo un gato dorado chillón, que casi llega a hacer daño a la vista, y esta de pie y con moviendo una garra dicen que para atraer el dinero, este cabrón debe de estar averiado, pero me gusta mucho, lo compró con los pocos ahorros que tenía mi Richar, y eso es de muy muy muy muy agradecer.
Nuri te doy mi correo por cualquier cosa sacerro2000@hotmail.com

manu dijo...

Es verdad Don Santiago... me he quedado sin palabras. La pobreza... la humildad... snif, snif, snif.
Un pobre-abrazo Don Santiago. ( snif)

Santi el montador dijo...

Idea del tiempo en que se tocaba el celuloide y se empalmaba con celo, todo artesanal de esos tiempos era yo. Entré tarde en el mundo de la cultura, pero uno de los primeros poetas que me hicieron ver que la poesía es esencia pura de vida fue Miguel Hernández, La Nana de la Cebolla me hizo llorar más de una vez.
Idea un poético beso a mi uruguaya favorita.

Santi el montador dijo...

Bea mi artista favorita, es bueno estar con la gente y sobre todo observar y como decía el gran Paco Rabal en Juncal TOMO NOTA, tenemos que tomar nota y no quedar indiferentes.
Un besito Bea y ves preparando los libros que empieza el curso.

Santi el montador dijo...

Noimportita no censuro que alguno se dé a la bebida, ¿qué haríamos nosotros con sus circunstancias y en su lugar? Muchos de ellos han nacido en la pobreza absoluta, no han conocido otra cosa, es una putada que no se les halla dado una sola oportunidad.
Espero te hallas tomado una docena de tilas cargadas con hojas de las que se fuman y puedas olvidar el coste de los libros, todo sea porque tus hijos tengan un futuro mucho mejor que el tuyo, me los das un besito y los deseas suerte en este próximo curso.

Santi el montador dijo...

Iluso ya sé porque no pinchas a la gente y en cambio muchas noches tienes que tomar pastillas para poder dormir, y es que eres un pedazo de sentimiento.

Santi el montador dijo...

Satur lo importante es que sintamos lo que vemos y siempre que se pueda echar una manita.

Santi el montador dijo...

Si Jose siempre habrá alguien detrás de ti recogiendo y comiendo las cáscaras que tiras, a veces nos quejamos de vicio un abracete y me das unos besitos a las cielitos.

Santi el montador dijo...

Megus ya faltaba tu calorcito, umm que agradable verte de nuevo, es verdad nuestros padres pasaron lo suyo y eso lo tienen grabado muy dentro, mi madre me recuerda algunas veces que de regalo de reyes le ponían una naranja, y nosotros en la sociedad del derroche...
Me das un abracito a los papis y me le haces un poco el cuenquito a papí para que duerma tranquilito, un besito que ya te veo recuperada de los cabrones de los virus.

Santi el montador dijo...

Manu aunque se te ve un poco pobre, es que eres pobre de posibles, pero rico de corazón, hala y vete a la cama que mañana tienes que ir a currar.

Santi el montador dijo...

Megus ya faltaba tu calorcito, umm que agradable verte de nuevo, es verdad nuestros padres pasaron lo suyo y eso lo tienen grabado muy dentro, mi madre me recuerda algunas veces que de regalo de reyes le ponían una naranja, y nosotros en la sociedad del derroche...
Me das un abracito a los papis y me le haces un poco el cuenquito a papí para que duerma tranquilito, un besito que ya te veo recuperada de los cabrones de los virus.

megustas dijo...

que bieennnn, Don santiago me ha hecho dos veces, dos, su comentario sobre mi comentario, jejeje es que es de bueeenoooo!
el cuenquito te lo hago a tí tambien Santi, tú eres el trocito de pan que todos tenemos que tener guardado por si acaso,jejeje
buenosss dias, me voy a pedir dos dias de permiso profe porque yo lo valgo,jejej
besos a todos los compis de pupitre que son muchos y no se de donde vienennn

ea! dijo...

A mi tampoco me gusta nada tirar la comida! Que me sobra un poquito a la hora de comer, pues para cenar!! como siempre se ha hecho en mi casa. Y el pan que sobra y se queda duro, para migas!mmmm... y así, reciclando!!

Besotesss!!

Santi el montador dijo...

Megustitas antes de dormir me acuerdo del cuenquito y me quedo como un bebé.
Te me tomas los dos o los treinta días porque tu si lo vales, eso sí, me haces el favor de ser feliz, o al menos intentarlo.
Un besito y disfruta.

Santi el montador dijo...

Eita te sorprenderías como con unas sobras te puedo hacer un plato nuevo, con un poquito de cariño e imaginación las sobras se convierten en un exquisito plato. Eita como buen manchego me gustan las migas, no veas que ricas le salen a mi madre.
Un besito y guardame unas pocas de migas que voy a la tasquita.

Núria dijo...

Yo pensaba k eras de Nicaragua...Seguro k he pasado por tu pueblo o cerca...para ir a Siruela pasábamos casi toda la mancha.Saludets.

Santi el montador dijo...

Soy toledano, mis lazos con Nicaragua son de cuando estuve una temporada trabajando allí, conocí a mi mujer y deje a la familia de ella en Granada una preciosa ciudad con un lago que parece el mar. La vida da muchas vueltas Nuri, estamos constantemente cambiando de partitura.