lunes, 10 de septiembre de 2012

El cosido



EL COSIDO


Todo surge porque viene, son las olas de la vida, con su fuerza de destino te llevan a la playa, a la playa de la salvación. Así de naufrago te haces Robinsón, pero estás solo, consigues salvarte y lo haces de tal manera que llegas a acostumbrarte  a las palmeras, a su arena a sus olas que vienen y van.

Un día aparece una linda sirena, con sus cantos y su belleza. La vida interrumpe su rutina y empiezas a vivir cantos de sirena. Uno que quiere, otro que desea y....

Dos cuerpos desnudos al calor de los besos, unas piernas entrelazadas, unas pieles de caricias dibujadas y...

Antes que me preguntes, me dijo la sirena, esto es un cosido, señalando una cicatriz cercana al corazón.
Calla, le dije, no necesito ni te pido me digas el  porque del cosido. Sabes, a estas edades, el que no tiene un cosido, tiene un roto, incluso algunos tienen costurones. Hay personas que son como la tela de saco, ásperas   e insensibles, les da lo mismo estar sucias que limpias, llenas que vacías, ni se preguntan porque son sacos, al final acabaran con agujeros del tiempo y acabarán sus días como los pasaron, así, sin saber que es un saco.

Otras personas sin embargo, son como la tela de seda, hecha de mil hilos, de delicados hilos. Según le dieron a luz, le pusieron sus formas, sus colores, sus dibujos. Él se gusta, se sabe tela de seda aunque no egodea de ello.
Pero el paso del tiempo es inevitable. Perdemos la viveza de los primitivos colores, incluso hace que se vayan apagando, pero la forma, los dibujos, su espíritu sigue en él. De tanto uso, o de algún mal uso se nos puede rasgar y... es inevitable el roto.

Es la vida Sirenita mía, lo importante es seguir cantando por los mares a los robinsones perdidos.
¡Que le vamos a hacer si necesitamos un cosido¡

Afortunada tú, Sirenita que juegas con mis pies cuando pescando los mojo en el barreño del mar, te miro y te veo.
Afortunada tú que tienes ese cosido tan bonito y tan oportuno, porque si no, que hubiera sido de nosotros, tú en el fondo del mar, rodeada de vivos colores de perlas y corales, pero en un muerto silencio. Yo, abandonado en esa triste isla, solo, solo con mi soledad, con mi dolor, con las ganas de bañarme en el cosido de tu corazón.

Pd para la persona de más lindo cosido cerca del corazón.

No hay comentarios: