lunes, 29 de octubre de 2012

Dos hadas y un soñador

                                                       

                                                           Dos  hadas y un soñador

   Dos hadas y un soñador, porque la noche así lo pidió, porque acariciando sueños y soñando lunas la hadita apareció.

   La noche sabor a caramelo de recuerdo, de añorada piel acariciada, despiertos tan tarde por no poder estar juntos en la física cercanía. Pero hay que cuidar el fuego del amor, no se puede apagar la lumbre del cariño porque hace tanto frío de soledad que...

   Y en esto aparece la hadita... Tan tarde... Ya naneó a la luna norteña, ya acunó a sus deseados sueños.

   La magia comenzó, las palabras en la red se liberaron, soltaron su perfume de adentros y viajamos... Viajamos a los mundos del interior, acariciamos la piel de melocotón de las sonrisas amadas, descubrimos que nos sobran palabras cuando los silencios tanto hablan....

   Que trío... Dos hadas y un soñador... Cuanto han sufrido las alas de tanto volar, cuantas varitas mágicas rotas en egoístas deseos ajenos, cuantos bosques oscuros recorridos, cuantas luces cuidadas con vuestra magia, con vuestro amor.

   Y en medio de las dos, un soñador. Un soñador gozando silencios, leyendo entre líneas palabras de amor, palabras que en su día jamas vieron la luz, palabras mudas esperadas por una madre, palabras queridas de una hija que nunca se atrevió a susurrar, palabras sordas pero melodiosas.... Y todo sin decir quedó dicho, porque las palabras no necesitan salir de la boca con sonoros gritos, basta regalarlas con el corazón. Palabras del corazón que unen distancias fundiendo soledades alimentando la hoguera del amor, un lugar ideal para calentar las alitas y quitarse el caparazón... Sigue, sigue, echa al fuego leñitos de palabra muda de amor... Es que hace soledad de friooooo .... Y la noche, la noche... La noche de la magia alumbrada de sonrisas de hadas...Inolvidable calor entre dos hadas... y un humilde soñador...

No hay comentarios: