domingo, 29 de septiembre de 2013

No todo zapato



No todo zapato

   No todo zapato le sirve a tu pie.

   Cierto que necesitamos calzarnos, no es agradable sentir el duro asfalto, el frío del invierno, la humedad de la lluvia, los pinchazos de las piedras del camino.

   No debemos olvidar que llegamos al mundo descalzos y así nos marcharemos. Por la dureza y lo largo del camino calzarnos nos hace mas llevadera la senda. Calzarnos sí, pero no a cualquier precio. No todo zapato  sirve para nuestros delicados pies. Puede parecer un modelo estéticamente inmejorable, la mejor piel, el mejor color, pero... ¿es el adecuado a nuestro delicado pie?

   ¿Qué necesidad tenemos de dañar a nuestros pies? Buscamos placer no dolor, de que vale ese zapato tan lindo si nos tiene el pie lleno de rozaduras. No podemos sacrificar belleza exterior por sacrificio interior. 

   Si vamos a caminar por montaña no podemos calzar de tacones, utilicemos calzado cómodo y con suela que se agarren al inseguro terreno de la vida. Caminar y caminar, pero... cómodos, con calzado adecuado para la aventura de nuestra vida.

    Un zapato que se funda y confunda con nuestra piel, un zapato duro pero suave a la vez, un zapato para cuidar y que nos cuide, un zapato que lo sintamos como propio pie. 

    Tanto escaparate lleno de zapatos, no dejemos que solo el exterior nos seduzca, probemos su interior y si nos acaricia el alma caminemos, hagamos camino y disfrutemos.


   Hay tantos modelos por ver, tantos por elegir... que no cualquier zapato le sirve a tu pie.


No hay comentarios: