lunes, 24 de septiembre de 2012

Página en blanco



Página en blanco

   Un  nuevo reto, es como el amanecer, mucha luz sin color aunque ese blanco es la unión de los colores básicos, ese  blanco tan especial, es lo  virginal de una nueva historia fruto del apareamiento ordenado de las letras.

   No es tan fácil volver a escribir, cuando ves la página en blanco las ideas se atenazan, quedan escondidas en los rincones menos visitados de la mente. Es difícil saber como rellenar esa blanca idea, esa vacía historia.

   Pienso como lo veran los escritores, los que maman día a día las tintas de la inspiración. Creo que muchos tienen ese miedo escénico, porque un escritor no deja de ser un actor de letras, alguien al que le gusta agradar a sus incondicionales, la norma es alimentar el ego, aunque la verdad hay grandes excepciones.

   Cuando un escritor alcanza los laureles de la excepción puede que no sea comprendido, a lo mejor alejado del mercado, es una situación difícil para él. Sólo los lectores inteligentes, que no los incondicionales ven claro el amor de este escritor por la literatura. No quieren ser comerciales, aman y quieren mostrar su amor por este mundo tan mágico, este mundo que te deja vivir mil y una vida. Nuestra vida nos viene corta y necesitamos vivir más, es aquí donde estos magos rellenan hojas en blanco, dan a luz vidas, historias nuevas, en las que invertiremos gran parte de nuestro tiempo. Cambiamos vida real por vidas ficticias, al fin y al cabo nada perdemos, cambiamos vida por vida. A veces esas ficticias vidas pueden ser mejores que las reales, puede que nos ayude a reflexionar, puede que nos esperance, la magia de nuevas letras da luz a nuevos amaneceres en el universo de nuestro interior.

   Pero que difícil debe de ser rellenar una hoja en blanco. ¿ Qué puedo escribir, de qué puedo hablar?

   No se como un escritor puede rellenar una hoja en blanco, como me gustaría ser escritor o al menos poder rellenar una hoja en blanco.
   

No hay comentarios: