domingo, 25 de enero de 2015

No he dejado



No he dejado

   No he dejado de escribir por abandono de mis Musas, no. No me han dejado, seguimos juntos, no salimos demasiado pero tenemos mucho que decir, estamos llenos de palabras, palabras de dolor, indignación, esperanza, amor. Palabras que quieren ver la luz, aunque las sombras nos castigan para que no puedan vivir.

   Cuando te golpean fuerte, solo deseas un rincón tranquilo donde se olviden de ti y puedas curar tus heridas, deseas que cicatricen y no sangren más, pero siempre hay alguien que quiere verlas sangrar. No he dejado de indignarme por las injusticias de quien aprovecha lo políticamente correcto. Se pasa de un abuso al contrario sin querer buscar el medio, la mitad, el equilibrio, lo justo.

   Somos muchos los golpeados, se está creando una nueva clase social, golpeada, esclavizada e injustamente olvidada: los divorciados. Nos imponen unas clausulas abusivas para estos duros tiempos de crisis, los jueces no suelen fijarse en la vida que te queda, se fijan en la cantidad para alimentos sin preocuparse si se puede pagar. Muchos vivimos para trabajar porque das lo que ganas, te queda para mal vivir en una habitación y comer como se puede, de comprar ropas o zapatos ni hablamos, aceptas encantado cuando algún compañero te regala algo que no usa o ya no se lo pone.
Somos una clase esclavizada y olvidada por lo políticamente correcto.

   Es duro hablar con otro compañero en las mismas circunstancias y decir que si nos metieran en la cárcel y al salir te dejaran tranquilo, que nadie te reclamara nada, ni la ex, ni las deudas que el divorcio te ha acarreado, iríamos sin dudarlo un momento. Es fuerte pensar así, nos sentimos como criminales, con la sombra de la cárcel siguiéndonos.

   ¿Qué hemos hecho, qué crimen cometimos? Sólo dimos amor, todo era para y por la familia en los buenos tiempos, pero cuando el dinero no entró por la puerta el amor salió por la ventana. No es justo, lo hemos dado todo, por eso cuando nos llego el divorcio nos encontramos con los bolsillos vacíos y así seguimos. Sólo nos queda la riqueza de la esperanza, el disfrute de las cosas sencillas, un amanecer, unos gorriones comiendo migas de pan que la gente arroja, una sonrisa de un niño, una buena charla con un amigo, una buena música.

   La música es algo muy grande, me alivia, me transporta a esos mundos tan especiales donde el tiempo no cuenta, donde no se necesita nada más que el alma. Lloro al escuchar a Bob Dylan algo me golpea y acaricia a la vez los tiempos de mi vida. veo en la foto de la portada mi pasado imperfecto, me veo abrazado a mi chica con esperanza de futuro, con bonitos planes, somos tan jóvenes tenemos tanto amor, tanta ilusión. Y las lágrimas mojan mis pasados, se ha esfumado esa vida, me equivoque de chica, pero aún así paseo con esa chica imaginaria que nunca fue la mía, la que no cruzó mis caminos.Esta música aunque me hace llorar me alegra, me hace feliz porque me susurra al oído la palabra vida, me dice que amo, que siento. Es tan importante sentir, sentir es aliviar el alma, es aire para seguir viviendo. Música que nos alivia y nos hace seguir sintiendo.

   Amigo sigue la cadencia de la voz rasgada de Bob y sigamos camino abrazados a esa chica tan especial que es la vida, bésala y ámala por más que intenten separarnos de ella. Vida I love you.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Tú en sueños



Tú en sueños.



Tú en sueños,
yo esperando.

Estarás entre nubes de algodón
sonriendo a tu nuevo corazón,
buscando caracolas,
acunando sirenas,
peinando olas.

Tú en sueños,
yo esperando.

Te hecho de menos
el despertar no es igual
me falta el Pilar 
te hecho de menos
me gusta tanto verte 
paseando frente al mar.

Tú en sueños,
yo esperando.

Despierta pronto
ya dormiste mi amor
estrena tu nuevo
tu nuevo corazón.

Tú en sueños,
yo esperando
vuelve pronto a la vida
vuelve, vuelve mi amor.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Cuando soñabamos



Cuando soñábamos.
   

   Cuando soñábamos con un futuro mejor, con algo desconocido pero bueno, cuando cambiaríamos la pana universitaria por la seda italiana, la represión por la libertad, el blanco y negro por el color, la iglesia por el amor, la guerra por la paz, las balas por flores, Vietnam por el signo de paz, los señores de negro por los de barba y poncho, lo de solo uno para todos. Esperanzas, sueños, alientos, tiempos, otros tiempos.

   Cuando vivimos el presente, consumimos esos sueños. Pero vemos que no son los mismos que nos alimentaron. Son diferentes porque una cosa son los sueños y otra la realidad. Los sueños no dejan de ser un alimento formado de esperanzas, de sueños. Es la vida, es la realidad, los sueños no dejan de ser como los algodones dulces de feria, una ilusión que al dejarla en la boca se deshace esfumándose su azúcar. Sueños como dulces de algodón, sueños de pedacitos de vida. 

   Cuando buscamos los momentos que no vivimos, los besos que no dimos, los vasos de vida bebidos de un trago sin saborearlos, las personas que se fueron sin dar tiempo a decir lo que las queríamos y que ahora estábamos listos para comprender su mensaje. Es la vida, hemos perdido lo que no sabíamos poseer, la edad o la experiencia no dejó darnos cuenta de las cosas que llevamos en la maleta de nuestra vida y no hemos sabido utilizarla. Pero la vida sigue nuestra novela se sigue escribiendo, debemos estar orgullosos porque se sigue escribiendo, aun siendo analfabeto o escribiendo con tinta de mala calidad incluso sin tinta porque nos la quitan.

   Cuando creemos haber llegado a los sueños no cumplidos porque vemos no han sido los deseados, solo eran sueños, deseos, esperanzas. Ha merecido la pena, hemos superado pruebas, no creo que el futuro acabe en presente imperfecto. El cuerpo puede acabar, pero seguiremos no se como ni de que forma. Nos quedan obras incompletas, tenemos que volver y acabar. Como hubiera sido nuestra vida si el camino izquierdo lo hubiéramos cambiado por el derecho, si en vez de muslo hubiéramos elegido pecho, si en vez de abrazar hubiéramos dado un beso, si en vez de dolor hubiera esperado tu amor.   

   Cuando seguimos soñando seguimos viviendo, porque la vida es vida y los sueños esperanzas son.




  

  

sábado, 16 de agosto de 2014

Nana, nanita


Nana, nanita


Nana, nanita,
nanita del corazón,
vienes a la vida
frutita del amor.

Nana, nanita,
nanita del nieto,
peinando canciones
no estarás inquieto.

Nana, nanita,
nanita mi amor,
cierra los ojitos
y apaga el Sol.

Nana, nanita,
nanita de papá,
jugaremos con delfines
y caballitos de mar.

Nana, nanita,
nanita de mamá,
saltaremos a la comba 
entre las olas del mar.

Nana, nanita,
nanita mi amor,
cierra los ojitos
y apaga el Sol.

Nana, nanita,
nanita de melón,
besitos de canela
nubes dulces de algodón.

Nana, nanita,
nanita pequeñín,
ya llegó la hora
de ir a dormir.

Nana, nanita,
nanita mi amor, 
cierra los ojitos
y apaga el Sol.


A mi lindo por venir, estrellita de cielo, mi chiquitín.

sábado, 21 de junio de 2014

Creo que...




Creo que...


   Creo que he esperado demasiado tiempo sin ser consciente de su efímera caducidad, de cuan rápido llega y cuan veloz se va. Hace nada fue algo que ya pasó y ahora... ahora es recuerdo. 

   Creo que el futuro es un presente por el que el tiempo pasa con gran velocidad, todo llega y todo pasa tan rápido. Me quedo con la ilusión de los buenos momentos, con la esperanza de los bonitos sueños. Que magia tan especial la creada por los sueños de los deseos, es el motor de arranque en los momentos embarrados de la vida.

   Creo que a veces me han faltado palabras y me han faltado hechos. Debí echar a los malos hechos a la basura. Pude haber pensado que a veces no es más que simple fachada. Son escenarios de pueblo del oeste, parecen edificios pero no son más que simple atrezo . Quizá debiera haber sido inteligente o valiente, tenia que haber abierto esas puertas para adentrarme, haber visto que detrás no hay más de lo que se ve por delante. Pero me faltó algo: inteligencia, valentía, intuición, suerte...

   Creo que no somos perfectos ni iguales. Algunos aprendemos con los aciertos o los errores. Son las experiencias con su precio: el tiempo, a veces el dolor, la impotencia de no poder repetir la elección del buen camino. Y así la vida ha pasado ten veloz...

   Creo que podía haber escrito otra historia diferente, pero... Esa historia ¿Sería mi historia?

sábado, 25 de enero de 2014

Hay vidas


Hay vidas

   Hay vidas que nacieron para ser un bello bolero. Dos vidas, dos caminos que parten de lejanos lugares, dos caminos que el destino hace cruzarse.

    Una vida nace música y otra letra. Dos vidas separadas que saben les falta algo. El compás de la buena música acariciando oídos, uniendo cuerpos, pidiendo calor deseando dar color. Y por otro lado esa letra buscando su pareja, queriendo fundirse a su música. 

   Toda una vida... La la laaaaa laaaa laaaaa.

   Nadie imaginaba una vida de bolero, pero si naces letra para fundirte con tu música te haces bolero.

   Me estaría contigo...

   Así dice, así se va haciendo, así es. Toda una vida...

   En los tiempos de amor interrumpido, de amor interesado, es difícil hacerse bolero y mucho menos seguir fundiendo parejas. Toda una vida...

   Y la vida sigue y las dificultades nos ponen a prueba. En esos momentos tan difíciles cuando ves que la canción puede acabar y el bolero sigue acompasando el baile, es cuando ves la fuerza del bolero, la fuerza del amor. 

   Me estaría contigo, no me importa en que forma ni cuando ni donde...

   Pero junto a ti...



Pd :  A mis buenos amigos, que vivieron un día las melodías de Simon  y Garfunkel arropados en un poncho          bañado en pachuli, encontrándose, y creando el bolero con el que siguen bailando juntos... Os quiero. 


domingo, 3 de noviembre de 2013

Hace Tiempo




Hace Tiempo.

   Hace tiempo debía de saberlo, pero no lo había aprendido. Falta experiencia, sobra tiempo, esa es la percepción cuando te emborrachas de vida por falta de edad.

   Hace tiempo debí bañarme en tu mirada, pero estabas en otra vida, y yo en otras cuestiones.

   Hace tiempo debía y ahora debo más, la crisis te ahoga, la esperanza me sacará.

    Hace tiempo la piel estirada y la mente desocupada, ahora la piel arrugada de experiencias pasadas de recuerdos vividos nos llenó las hojas vacías de la aventura de nuestra vida. Pero me quedan tan bien y me gustan tanto, porque es mi vida, única y tan distinta a las demás.

   Hace tiempo desconoces la suma y sin saber restas. Después de tanto restar tiempo aprendes a sumar vida gracias a tus experiencias. Llegas a ver que menos por menos es más porque cuando tocas fondo no puedes llegar más abajo, sólo queda volver para arriba.

   Hace tiempo debí escribir la canción más bonita del mundo, pero no encontré la música de tu corazón.

   Hace tiempo debía haber dicho no, cuando no saben apreciar el sabor del sí. 

   Hace tiempo fue pasado, afortunadamente tenemos el presente. Hay que saborearlo porque es como un sabroso helado en el verano, rico, rico pero el calor lo deshace y nos puede dejar manchados y sin probarlo.