domingo, 19 de agosto de 2018

Contaré un cuento
Resultado de imagen de imagenes de cetros y coronas

Contaré un cuento

  Contaré un cuento de un rey, el rey más y mejor todo, o al menos eso creía él. El más poderoso, el más listo, el más elegante, el más tacaño, el más egoísta. El tiempo lo dedicaba principalmente al culto de su ego, al buen comer y beber, a vaguear, a sus señoritas que fuman, a cazar elefantitos, así pasaba los días el admirable monarca.

  A sus oídos llegó la existencia de un famoso sastre que confeccionaba los mejores trajes del mundo. Tardó poco en hacerlo llegar a su real presencia. Este sastre de nombre Politikos había llegado a alcanzar esa fama más que por su trabajo por su gran labia y ante el monarca lo demostró. Cuando estuvo ante el rey le ofreció hacerle el mejor traje del mundo, un traje muy especial, único,un traje que le daría tal poder que gobernaría todo el mundo. El sastre pidió una gran cantidad de oro y vivir en palacio para confeccionar el traje real. El rey no tuvo ningún problema en dar al sastre todo lo que le pidió, así el sastre pasó en palacio viviendo a cuerpo de rey gracias a su prodigiosa labia.

  Pasaban los meses y el rey estaba impaciente pues no había visto ni probado el traje todavía, entonces decidió ir a la sala que cedió al sastre como taller. Al abrir la puerta se quedó totalmente sorprendido, miraba para todos los lados y no veía nada, ni traje, tela, hilo ni una sola aguja, con lo cual llamó al sastre a su presencia.

  El sastre llegó a la sala del trono y le dijo: Majestad, el traje está completamente terminado, mañana mismo lo puede estrenar y hacer una gran fiesta nacional para que la corte y el pueblo pueda admirar su real poder. Le voy a confesar el gran secreto de este mágico traje que solo usted posee. El traje es invisible para los idiotas, para los ignorantes, para la gente inculta. Los únicos que pueden ver y apreciar el gran poder y la magia del traje son los poderosos, los inteligentes, los ricos. Mañana puede usted estrenar su poderoso traje de órdenes de preparar la fiesta del estreno.

  Le faltó tiempo al rey para ordenar la gran preparación de la fiesta del estreno, deseaba que fuera la más sonada de todas las que había dado hasta el momento. Mientras tanto, el sastre se encargó de publicitar su traje en la corte y por toda la ciudad, en las calles, mercados y tabernas. A toda la gente les confesó las propiedades del traje al igual que al rey.

  A la mañana siguiente, el sastre ayudo al desnudo rey a ponerse el traje invisible y por supuesto, la corona y el cetro real. El rey, como era tan poderoso y tan inteligente, alentado por la labia del sastre que no dejaba de darle cera en todo momento, al verse en el espejo empezó a llorar de emoción de ver la gran belleza del traje real y es que cuanto más bello lo ve más inteligente lo hace.

  Cuando paseó por la corte, los cortesanos no dejaban de admirarlo y lanzar elogios a lo largo y ancho de la sala, pues claro, ellos eran muy sabios a parte de muy pelotas, pero eso formaba parte de su trabajo. Cada vez más empavonado el rey salió al balcón real para que el pueblo admirase su traje que lo hacía tan poderoso y sabio. El pueblo quedó mudo al ver la presencia real en bolas con su cetro y corona, pero ese silencio se transformó en grandes gritos de admiración y aplausos ya que el pueblo recordó las palabras de Politikos y claro ellos también eran muy inteligentes con lo cual absortos seguían mirando y elogiando al rey.

  Entre la multitud un niño trataba de ver al rey, cuando llegó ante la presencia del monarca quedó impresionado y dijo: Pero si el rey está en pelotas con el cetro y la corona.

  Vaya, siempre tiene que haber algún imbécil, un gran ignorante que joda el cuento del rey y de Politikos. Es una pena que sólo los niños, los imbéciles, los ignorantes jodamos los cuentos de los inteligentes, que la verdad si son muy inteligentes de hacer creer a los demás que también lo son y gracias a ello viven, y por cierto muy bien del cuento.

  Moraleja, no te importe que te llame un inteligente ignorante porque tu veas y defiendas la verdad.
  

lunes, 23 de julio de 2018



SI


   Sí, hace tiempo no escribía y tenía muchas ganas, pero también exceso de bilis, exceso de golpes, palos de sobra, y es que cuando se ceba el destino con uno cuesta que lo deje de golpear. Ante tanto golpe, la verdad, la mente se aturulla y lo que queda en la pluma es amargo, se reflejaría tanto que he preferido no escribir, créeme tenía muchas ganas de hacerlo pero no reflejar la vida de ese momento.

   Sí, sigo prácticamente igual, pero soy como un boxeador acostumbrado a los golpes. No he quedado sonado, ni muchos menos noqueado, no he perdido el combate, los golpes es verdad, son muy dolorosos, pero cada vez me duelen menos, de hecho ya no me duelen, no he perdido el combate, ni lo perderé. Sigo en pie, firme, jamas perderé la dignidad ni la honradez. Porque puedo quedar en la pobreza, mi idea no es conseguir la bolsa, boxeo por necesidad, porque amo la vida (llama vida al boxeo, o lucha a la vida), lo que jamás perderé es la dignidad porque eso es más valioso que el dinero. Es precioso ver como se van afrontando los asaltos y los golpes a traición del destino, del traidor y marrullero contrincante valiéndose de trampas y traiciones te está destrozando el físico. Sí, pero tu interior ni lo huele, jamas tendrá tu limpieza y pulcritud y es que no tiene esa nobleza, ese corazón y esa valentía, esas cosas se han ido forjando día a día dando y no robando o engañando.

   Sí, te lo debía y escribo como te prometí, sin bilis, con tinta de esperanza mezclada con corazón y con una gran sonrisa. Se que tu también eres buena boxeadora, has luchado en miles de peleas y lo has dado todo y aunque quizá digas, así me ha ido, no te equivoques, tus combates quedaron inscritos en los anales de los mejores aficionados a la lucha de la vida, quizá tú no lo sepas, pero los puros y nobles de honradez, de amor, de corazón, saben quien eres tú. Saben que a la vista de los que no saben, de los que no ven nada más que dinero y corrupción perdiste algún que otro combate. Puedes estar tranquila y sentirte orgullosa de que no perdiste, estaban comprados los jueces, te ahostiaron a traición, te golpearon ilegalmente con la herradura metida en el guante, todo por la bolsa, tu contrincante gano la bolsa, pero tu el honor de ser la ganadora por ley, por lucha, por corazón. Se que en tu reencarnación en la época de Roma fuiste gladiadora, de hay la gran cicatriz en el pecho. No fue de la pelea en la arena, fue de dar el corazón a tanta gente que viste lo necesitaban. Me siento orgulloso de ti por haberte conocido, por compartir trozos de vida, de corazón, pedacitos de alma. Que bonito recuerdo compañera, que orgullo haber compartido la misma pelea en aquellos momentos de la vida, y es que cuando alguien merece la pena no deja cicatrices dolorosas y sangrantes, deja, un bonito recuerdo al que vas a beber en esos momentos que estás mal, que te ahogan, esos duros mementos. A ese recuerdo acudes a buscar un aliento, un abrazo en el alma, un sigue, continua, no caigas, estoy contigo. Entonces te llega la sonrisa dulce, y algo que no llegas a ver te empuja y te alienta, entonces es cuando remontas el combate y no caes, y ganas el combate digan lo que digan los corruptos árbitros o los jueces. Te pasa lo que a mi, no queremos la gloria ni los laureles, la gloria se la dejamos a los ángeles por estar en el cielo muertos, a nosotros nos gusta la vida, y los laureles los dejamos para el guiso de patatas que le queda de lujo.

   Sí, estoy en ello, amo y siento el amor, siento la vida en el mejor momento de la vida, saboreando, apreciando el mágico licor, no como de joven que no la ves, se te pasa sin verla porque te emborrachas de tanta vida que ves que te queda, no es como ahora que lo que ves es menos que antes y ahora la bebes a sorbitos tan pequeños pero saboreando tanto, sacando tantos matices y tantos colores ¡esto es vida! Sigo escribiendo, me da tanto placer, me siento con una gran fortuna, no material si no espiritual, no se si llamarlo así, es una cosa como del alma.

   Si, noche y pensamientos. Ese momento mágico de mirar las estrellas, la luna, dialogar con lo grande, lo infinito, la creación, nos dicen todo en silencio, ese silencio que llenaría libros y libros y que sólo comprendes si entras en esa comunión con el infinito, donde está todo los que son y los que fueron, los que serán. Pensamientos hacia el cielo, hacia la noche, gran y emotivo momento, como es posible que los duros boxeadores caigamos en esas supuestas sensiblererias. La respuestas es corazón, gran corazón, honor pero del bueno, el que encierra la justicia y la caridad justa, no hipócrita, corazón grande por eso a veces tienen que coser el pecho para que no se salga y deje de regalarse a quien no lo merece.

   Sí, esto se acaba por hoy pero seguiré, he vuelto a escribir lo echaba tanto de menos, he escrito tanto en la mente sin poder plasmarlo en el blog, pero ahorita mismo me regreso a la labor, sigo en el combate, no digo adiós, digo hasta luego.

domingo, 25 de enero de 2015

No he dejado



No he dejado

   No he dejado de escribir por abandono de mis Musas, no. No me han dejado, seguimos juntos, no salimos demasiado pero tenemos mucho que decir, estamos llenos de palabras, palabras de dolor, indignación, esperanza, amor. Palabras que quieren ver la luz, aunque las sombras nos castigan para que no puedan vivir.

   Cuando te golpean fuerte, solo deseas un rincón tranquilo donde se olviden de ti y puedas curar tus heridas, deseas que cicatricen y no sangren más, pero siempre hay alguien que quiere verlas sangrar. No he dejado de indignarme por las injusticias de quien aprovecha lo políticamente correcto. Se pasa de un abuso al contrario sin querer buscar el medio, la mitad, el equilibrio, lo justo.

   Somos muchos los golpeados, se está creando una nueva clase social, golpeada, esclavizada e injustamente olvidada: los divorciados. Nos imponen unas clausulas abusivas para estos duros tiempos de crisis, los jueces no suelen fijarse en la vida que te queda, se fijan en la cantidad para alimentos sin preocuparse si se puede pagar. Muchos vivimos para trabajar porque das lo que ganas, te queda para mal vivir en una habitación y comer como se puede, de comprar ropas o zapatos ni hablamos, aceptas encantado cuando algún compañero te regala algo que no usa o ya no se lo pone.
Somos una clase esclavizada y olvidada por lo políticamente correcto.

   Es duro hablar con otro compañero en las mismas circunstancias y decir que si nos metieran en la cárcel y al salir te dejaran tranquilo, que nadie te reclamara nada, ni la ex, ni las deudas que el divorcio te ha acarreado, iríamos sin dudarlo un momento. Es fuerte pensar así, nos sentimos como criminales, con la sombra de la cárcel siguiéndonos.

   ¿Qué hemos hecho, qué crimen cometimos? Sólo dimos amor, todo era para y por la familia en los buenos tiempos, pero cuando el dinero no entró por la puerta el amor salió por la ventana. No es justo, lo hemos dado todo, por eso cuando nos llego el divorcio nos encontramos con los bolsillos vacíos y así seguimos. Sólo nos queda la riqueza de la esperanza, el disfrute de las cosas sencillas, un amanecer, unos gorriones comiendo migas de pan que la gente arroja, una sonrisa de un niño, una buena charla con un amigo, una buena música.

   La música es algo muy grande, me alivia, me transporta a esos mundos tan especiales donde el tiempo no cuenta, donde no se necesita nada más que el alma. Lloro al escuchar a Bob Dylan algo me golpea y acaricia a la vez los tiempos de mi vida. veo en la foto de la portada mi pasado imperfecto, me veo abrazado a mi chica con esperanza de futuro, con bonitos planes, somos tan jóvenes tenemos tanto amor, tanta ilusión. Y las lágrimas mojan mis pasados, se ha esfumado esa vida, me equivoque de chica, pero aún así paseo con esa chica imaginaria que nunca fue la mía, la que no cruzó mis caminos.Esta música aunque me hace llorar me alegra, me hace feliz porque me susurra al oído la palabra vida, me dice que amo, que siento. Es tan importante sentir, sentir es aliviar el alma, es aire para seguir viviendo. Música que nos alivia y nos hace seguir sintiendo.

   Amigo sigue la cadencia de la voz rasgada de Bob y sigamos camino abrazados a esa chica tan especial que es la vida, bésala y ámala por más que intenten separarnos de ella. Vida I love you.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Tú en sueños



Tú en sueños.



Tú en sueños,
yo esperando.

Estarás entre nubes de algodón
sonriendo a tu nuevo corazón,
buscando caracolas,
acunando sirenas,
peinando olas.

Tú en sueños,
yo esperando.

Te hecho de menos
el despertar no es igual
me falta el Pilar 
te hecho de menos
me gusta tanto verte 
paseando frente al mar.

Tú en sueños,
yo esperando.

Despierta pronto
ya dormiste mi amor
estrena tu nuevo
tu nuevo corazón.

Tú en sueños,
yo esperando
vuelve pronto a la vida
vuelve, vuelve mi amor.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Cuando soñabamos



Cuando soñábamos.
   

   Cuando soñábamos con un futuro mejor, con algo desconocido pero bueno, cuando cambiaríamos la pana universitaria por la seda italiana, la represión por la libertad, el blanco y negro por el color, la iglesia por el amor, la guerra por la paz, las balas por flores, Vietnam por el signo de paz, los señores de negro por los de barba y poncho, lo de solo uno para todos. Esperanzas, sueños, alientos, tiempos, otros tiempos.

   Cuando vivimos el presente, consumimos esos sueños. Pero vemos que no son los mismos que nos alimentaron. Son diferentes porque una cosa son los sueños y otra la realidad. Los sueños no dejan de ser un alimento formado de esperanzas, de sueños. Es la vida, es la realidad, los sueños no dejan de ser como los algodones dulces de feria, una ilusión que al dejarla en la boca se deshace esfumándose su azúcar. Sueños como dulces de algodón, sueños de pedacitos de vida. 

   Cuando buscamos los momentos que no vivimos, los besos que no dimos, los vasos de vida bebidos de un trago sin saborearlos, las personas que se fueron sin dar tiempo a decir lo que las queríamos y que ahora estábamos listos para comprender su mensaje. Es la vida, hemos perdido lo que no sabíamos poseer, la edad o la experiencia no dejó darnos cuenta de las cosas que llevamos en la maleta de nuestra vida y no hemos sabido utilizarla. Pero la vida sigue nuestra novela se sigue escribiendo, debemos estar orgullosos porque se sigue escribiendo, aun siendo analfabeto o escribiendo con tinta de mala calidad incluso sin tinta porque nos la quitan.

   Cuando creemos haber llegado a los sueños no cumplidos porque vemos no han sido los deseados, solo eran sueños, deseos, esperanzas. Ha merecido la pena, hemos superado pruebas, no creo que el futuro acabe en presente imperfecto. El cuerpo puede acabar, pero seguiremos no se como ni de que forma. Nos quedan obras incompletas, tenemos que volver y acabar. Como hubiera sido nuestra vida si el camino izquierdo lo hubiéramos cambiado por el derecho, si en vez de muslo hubiéramos elegido pecho, si en vez de abrazar hubiéramos dado un beso, si en vez de dolor hubiera esperado tu amor.   

   Cuando seguimos soñando seguimos viviendo, porque la vida es vida y los sueños esperanzas son.




  

  

sábado, 16 de agosto de 2014

Nana, nanita


Nana, nanita


Nana, nanita,
nanita del corazón,
vienes a la vida
frutita del amor.

Nana, nanita,
nanita del nieto,
peinando canciones
no estarás inquieto.

Nana, nanita,
nanita mi amor,
cierra los ojitos
y apaga el Sol.

Nana, nanita,
nanita de papá,
jugaremos con delfines
y caballitos de mar.

Nana, nanita,
nanita de mamá,
saltaremos a la comba 
entre las olas del mar.

Nana, nanita,
nanita mi amor,
cierra los ojitos
y apaga el Sol.

Nana, nanita,
nanita de melón,
besitos de canela
nubes dulces de algodón.

Nana, nanita,
nanita pequeñín,
ya llegó la hora
de ir a dormir.

Nana, nanita,
nanita mi amor, 
cierra los ojitos
y apaga el Sol.


A mi lindo por venir, estrellita de cielo, mi chiquitín.

sábado, 21 de junio de 2014

Creo que...




Creo que...


   Creo que he esperado demasiado tiempo sin ser consciente de su efímera caducidad, de cuan rápido llega y cuan veloz se va. Hace nada fue algo que ya pasó y ahora... ahora es recuerdo. 

   Creo que el futuro es un presente por el que el tiempo pasa con gran velocidad, todo llega y todo pasa tan rápido. Me quedo con la ilusión de los buenos momentos, con la esperanza de los bonitos sueños. Que magia tan especial la creada por los sueños de los deseos, es el motor de arranque en los momentos embarrados de la vida.

   Creo que a veces me han faltado palabras y me han faltado hechos. Debí echar a los malos hechos a la basura. Pude haber pensado que a veces no es más que simple fachada. Son escenarios de pueblo del oeste, parecen edificios pero no son más que simple atrezo . Quizá debiera haber sido inteligente o valiente, tenia que haber abierto esas puertas para adentrarme, haber visto que detrás no hay más de lo que se ve por delante. Pero me faltó algo: inteligencia, valentía, intuición, suerte...

   Creo que no somos perfectos ni iguales. Algunos aprendemos con los aciertos o los errores. Son las experiencias con su precio: el tiempo, a veces el dolor, la impotencia de no poder repetir la elección del buen camino. Y así la vida ha pasado ten veloz...

   Creo que podía haber escrito otra historia diferente, pero... Esa historia ¿Sería mi historia?